"Si el hambre no es el problema, la comida no es la solución"

webbyn copia.jpg

Me he pasado más de la mitad de mi vida a dieta.  Peleándome con la báscula, la comida y como resultado... conmigo misma. 

Recuerdo mis primeros atracones como momentos de mucha felicidad. Ahora sé que lo que encontré fue placer disfrazado de felicidad y que me enganché a ello.

 

Cuando conecté con la culpa, la vergüenza, la baja autoestima y todo lo que había detrás de esta conducta, ya era tarde. Se había convertido en un hábito.

 

Una parte de mí había aprendido que la comida me hacía sentir demasiado bien y otra que me hacía sentir demasiado mal. Y empezó la batalla... Una batalla que ha durado años. Una batalla que he perdido una y mil veces

 

He probado todas las dietas del mercado (y cuando digo todas son todas...) acompañadas de acupuntura, batidos, cremas, pastillas... Hasta que me di cuenta de que estaba peleando en el lugar equivocado. 

Solo cuando comprendí que mi problema con la comida no era la comida pude iniciar el camino correcto.

Puedes conocerme un poco más escuchando mi

¿De qué tienes hambre?

Hay miles de definiciones sobre lo que es el "hambre emocional" y ninguna termina de gustarme. Porque no es la conducta lo que me interesa, sino todo lo que se esconde detrás.

La conducta en sí es un bucle horroroso: me siento mal, como, me siento bien... me siento mal, como, me siento bien... me siento mal, como, me siento bien...Y así hasta el infinito y mas allá.

Y mientras estamos metidas en el bucle no podemos ver con claridad. No vemos con claridad que nuestra forma de comer no es más que un reflejo de nuestra vida. Que el cambio que tenemos que hacer no es el de los hidratos de carbono por las proteinas, ni el de la sacarina por el azucar...

Si de verdad quieres enfrentarte a esto tienes que enfrentarte a ti misma. A tus miedos, a tus inseguridades, a tu querer ser perfecta, a tu miedo a decir no, a tu dejarlo todo para luego... Y como enfrentarse a una misma no es fácil te acompaño en un tramo de ese camino en el que juntas, vamos a descubrir de qué tienes realmente hambre... 

Reserva tu sesión de 30 minutos para conocernos y ver si empezamos a trabajar juntas. Cero compromiso.

 
Ponte en contacto conmigo para cualquier duda, consulta o sugerencia. Te contesto en seguida.

Gracias por tu mensaje!